Extrabajadores de Siglobal denuncian haber sufrido explotación laboral y trabajar sin medidas de seguridad

Dibujo

Extrabajadores de la empresa Siglobal denuncian haber sufrido explotación laboral y trabajar sin medidas de seguridad. Reclaman sus salarios tras haber trabajado jornadas de 36 horas durante más de tres meses en que la comida y la higiene eran “insuficientes”. Extrabajadores de Sistemas de Ingeniería Global S.A., Siglobal, denuncian haber trabajado sin medidas de seguridad y bajo explotación laboral por parte de esta empresa viguesa, a la que exigen que dejen de ejercer estas prácticas.

Tal y como han trasladado, a principios de este año la empresa, que realiza sistemas de ingeniería global, desplazó a unos 30 españoles para que trabajasen en la construcción de unas instalaciones fotovoltaicas en Reino Unido, donde se unieron a un equipo de empleados en el que también se encontraban extranjeros de otras nacionalidades e indocumentados.

Como han explicado, durante más de tres meses trabajaron en el país donde, aseguran, trabajaban en jornadas “irregulares y excesivas” —muchas veces por encima de las 24 horas seguidas—, se incumplían las medidas de seguridad, había falta de higiene y la comida era “insuficiente”.

El secretario de la CIG-Industria en Pontevedra, Jon Barturen, ha manifestado que estas prácticas son “surrealistas” y “faltan a la dignidad y al respeto de los trabajadores”, muchos de los cuales no han sido indemnizados tras la finalización de sus contratos ni han cobrado sus salarios.

Por todo ello, los trabajadores, apoyados por la CIG, están recopilando información para elaborar un dossier que remitirán a la Fiscalía con el objetivo de “que estos explotadores no sigan explotando a los trabajadores”.

Condiciones laborales

Según ha explicado uno de los trabajadores presentes este jueves, Fermín Durán, su experiencia laboral con Siglobal empezó en enero de este año, cuando fue seleccionado para trasladarse hasta Inglaterra para trabajar con esta empresa.

Durán ha aseverado que, “cuando uno se va fuera, sabe que va a trabajar en condiciones duras” pero lo que él y sus compañeros se encontraron fueron jornadas laborales de “muchas horas”, a veces de hasta 36 horas seguidas; comida “escasa”; y dietas “inexistentes”.

También ha indicado que tenían “malas condiciones” para dormir, con camas calientes, es decir, que cuando un compañero se despertaba otro llegaba y ocupaba la misma cama; y, además, llegaron a tener hasta siete alojamientos en tres meses.

Asimismo, ha asegurado que tampoco les llegó la ropa de trabajo que les habían prometido, no disponían de suficiente calzado para todos, ni de ropa de agua, y los cascos de protección les “llegaron tarde”.

Unas condiciones “pésimas” que, ha señalado, le hicieron perder 17 kilos en tres meses de trabajo, y que eran peores para los trabajadores rumanos, que incluso temían pos sus vidas. “Nos dieron sus nombres y DNI porque estaban cagaditos de miedo” de que hubiera una redada o sufrieran un accidente laboral, ha apostillado.

En su caso, Durán estima que Siglobal le debe unos 7.000 euros, una cantidad que ha calculado a partir de las dietas que todavía no ha percibido, además de las 115 horas extra y 15 en fines de semana trabajadas, entre otras deudas.

SIGLOBAL

Los trabajadores han recordado este jueves que Siglobal, que en Inglaterra había sido subcontratada por Isolux, se encuentra en concurso de acreedores desde el pasado 9 de abril, cuando se tramitó la suspensión de pagos a petición voluntaria.

En abril, Siglobal había trasladado a Europa Press que el grupo Isolux Corsán les adeudaba alrededor de un millón de euros por el parque fotovoltaico que construyeron en Inglaterra, concretamente en Egmere, donde supuestamente se daban estas condiciones laborales. Según los trabajadores, esta deuda es una de las razones que la empresa ha alegado para justificar haber entrado en el concurso de acreedores y no hacer frente a los pagos.

La viguesa, que en Reino Unido opera bajo la marca Global Energy Project, indicó que el 75 por ciento de la obra había recibido el visto bueno de Isolux, pero el 20 por ciento no porque tenían “órdenes de decir que todo está mal” porque “no quieren pagar”. Además, señalaban que faltó por finalizar un cinco por ciento de la obra, porque los vigilantes de seguridad no dejaban acceder a la obra a los empleados.

Por su parte, Isolux Corsán ha transmitido a Europa Press que a la viguesa se le ha pagado “la totalidad del contrato de suministro” y que “únicamente queda pendiente una parte del contrato de instalación debido a las importantes deficiencias de los trabajos realizados por esta empresa”.

En este sentido, ha comunicado que para dirimir este “problema puntual”, acudirá “al correspondiente procedimiento arbitral”. Asimismo, ha adelantado que pedirá a Siglobal “el resarcimiento de los perjuicios ocasionados” por las acusaciones de impagos cuando, ha remarcado, “se ha abonado el 94 por ciento de los pagos a proveedores en esta obra”.

Fuente: 20minutos.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.