La OIT augura 11 millones más de parados en el mundo hasta 2019

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha presentado este martes su informe anual de Perspectivas Sociales y Laborales en el Mundo, y su diagnóstico es pesimista. Según sus previsiones, la cifra de desempleados crecerá este año en todo el mundo en 3 millones, y en 8 millones más hasta 2019; desempleados que se sumarán así a los 201 millones de parados que había en 2014 en todo el mundo, que son 31 millones más que al comienzo de la crisis.

La OIT fundamenta esta perspectiva negativa en que el crecimiento global es demasiado flojo como para contribuir a cerrar la brecha en el empleo abierta por la crisis. De hecho, según el cálculo que hacen, si sumáramos el paro, los empleos que se han dejado de crear desde el inicio de la crisis y el número de personas que se incorporará al mercado de trabajo hasta 2019, habría que crear 280 millones de empleos nuevos en los próximos 5 años para atender a todo este volumen de personas.

Para la OIT, esto tendrá como consecuencias, entre otras, que el nivel de trabajadores vulnerables (autónomos y ayudantes en los negocios familiares) se mantendrá constante en torno al 45% del total, frente a la reducción de años anteriores, y la proporción de trabajadores pobres se reducirá también a menor ritmo, de forma que en 5 años todavía 1 de cada 14 seguirá en la pobreza extrema.

El informe también apunta que la tasa de paro que tiene España actualmente descenderá progresivamente hasta 2019 pero de manera muy lenta. La OIT prevé para ese año un paro del 21,49% en España, tres puntos menos que a finales de 2014.

Alerta sobre el aumento de la desigualdad

El texto de la OIT advierte que la desigualdad está avanzando con la crisis en todo el mundo, de forma que en algunas economías avanzadas la brecha entre ricos y pobres se están acercando a la de algunas economías emergentes, tradicionalmente más desiguales. Además de la crisis, una tendencia que está influyendo en esta brecha, señala la OIT, es la creciente tendencia a que se pierdan puestos de trabajo de cualificación intermedia en favor de los de alta y baja cualificación, lo que obliga a esos trabajadores con formación a trabajar en puestos menos cualificados, que también suelen estar peor remunerados.

El aumento de la desigualdad está propiciando además, constata la organización, una bajada en la confianza en los Gobiernos (sobre todo en Oriente Próximo y Norte de África, pero también en las economías avanzadas, con un desplome del 9% en un año) y un aumento del malestar social.

Durante una entrevista en ‘Hoy por Hoy’ el director de la Oficina en España de la OIT Joaquín Nieto, asegura que hasta el 2023 España no conseguirá tener, en cuanto a empleo, una situación igual a la de antes de la crisis, y que el empleo que se creará en este periodo será de menor calidad. Como posible solución, Nieto apuesta abiertamente por un aumento de los salarios como vía para impulsar el crecimiento y la creación de empleo.

Fuente: cadenaser.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.