La cuantía de las pensiones nuevas cae por primera vez desde 2000

Las pensiones nuevas reconocidas durante este año son más bajas que las de 2013. Es la primera vez que cae la cuantía media de las nuevas pensiones de un año a otro desde, al menos, hace 14 años, cuando arranca la serie histórica de la Seguridad Social. Entre enero y agosto la media de las nuevas prestaciones reconocidas por la Seguridad Social fue de 1.030 euros, siete euros menos que en el mismo periodo del año anterior y 10 menos que en el conjunto de 2013, según la documentación que acompaña a los Presupuestos de 2014 y 2015.

Hasta este año, lo habitual había sido que la cuantía mensual media de las nuevas pensiones que entran en el sistema de la Seguridad Social fueran más altas que las del año anterior. Las mejores carreras de cotización de los nuevos pensionistas, tanto por sus bases de cotización como por el tiempo cotizado, determinaba mayores prestaciones y se sobreponía al efecto de las sucesivas reformas hechas por casi todos los Gobiernos de la democracia para evitar un incremento excesivo del gasto. Sin embargo, este año esa tendencia mantenida, al menos desde el año 2000 (cuando comienza la serie estadística recogida en la documentación presupuestaria) se ha interrumpido.

No obstante, hay que tener en cuenta que las pensiones nuevas son todavía mayores que las de quienes fallecen. Si hasta agosto la media de las altas era de 1.030 euros, la de las bajas era de 827,57. La consecuencia de estas dos cifras es que la pensión media de todo el sistema sigue creciendo: 874 euros hasta octubre, 14 más que en el mismo mes del año anterior, según el último dato disponible.

La explicación de por qué se ha roto este año la tendencia histórica al alza llega por la combinación de las penúltimas reformas de pensiones, las menores subidas de las pensiones mínimas de los últimos años y un efecto estadístico provocado, en buena medida, por las reformas de pensiones de 2013.

Cada vez que se habla de una nueva reforma de pensiones, muchas personas cercanas a la jubilación deciden adelantar ese momento ante el temor de que la nueva regulación les perjudique. 2012 se cerró con el anuncio del Ejecutivo de que en el plazo de tres meses iba a reformar el acceso a la jubilación anticipada y parcial. Cuando se culminó a mitad de marzo, el mismo día se abrió el debate sobre una nueva reforma que culminó en diciembre con la introducción de un nuevo mecanismo de revalorización anual y del factor de sostenibilidad que introducirá el parámetro de la esperanza de vida en el cálculo de la pensión inicial a partir de 2019.

Con este escenario, 2013 concluyó con casi 320.000 nuevos jubilados, 11.000 altas más que el año anterior, que suponían el 50,8% de los nuevos pensionistas. En 2012, en cambio, habían supuesto el 49,8%. Y este, hasta agosto, suponen el 48,7%. Las pensiones de jubilación son las mayores del sistema (1.304 euros al mes en las altas hasta agosto). Por tanto, si su porcentaje es más alto tiran al alza de la media.

La otra pata de la explicación llega por las penúltimas reformas. Una es la de 2007. En ella se establecieron criterios más estrictos para las nuevas pensiones de invalidez, sobre todo en su cuantía inicial. Esos cambios han ido frenando el incremento de las nuevas prestaciones hasta provocar este año una caída por primera vez. Este es, precisamente, el elemento que utiliza el Ministerio de Empleo para explicar la caída.

Hay otras causas que ponen su granito de arena como el aumento de la edad legal de jubilación (en 2014, 65 años y dos meses) y el del periodo de cómputo (17 años). Ambos criterios proceden de la reforma de 2011 y aunque no sirvan para explicar la reducción, sí que contribuyen a explicar el frenazo del incremento en la cuantía media de la pensión de jubilación, apenas una subida del 0,77% entre lo acumulado en agosto de 2013 y el mismo periodo de 2014.

También el endurecimiento del acceso a la jubilación anticipada y parcial y el aumento de los coeficientes de reducción para ambos retiros decretado en marzo contribuye.

En la misma línea estarían las escasas subidas de las pensiones mínimas desde 2011, que también repercuten en menores incrementos de las nuevas prestaciones de esta banda.

Fuente: elpais.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.