18 horas encadenado y golpeado por su jefe, una temporada en la cárcel y expulsado del país

La imagen ha dado la vuelta al mundo. Al inmigrante egipcio Waleed Taleb le salió muy caro reclamar los salarios que le debían en Grecia: 18 horas encadenado y golpeado por su jefe, una temporada en la cárcel y la orden de abandonar el país al que llama su hogar.

Como tantos cientos de miles de inmigrantes indocumentados que trabajan en el mercado negro de Grecia, Taleb acababa de limpiar la panadería de la isla de Salamina una mañana de noviembre, cuando se desató la furia de su jefe. Lo que siguió es un ejemplo de cómo los inmigrantes se han convertido en las víctimas más indefensas de la crisis económica, frente a los ataques racistas, la apatía policial y un sistema que les castiga en lugar de a sus agresores.

El panadero y otros dos sujetos colocaron una cadena de 8 metros de longitud alrededor del cuello de Taleb con un candado y lo arrastraron a un establo donde otro hombre más se unió a ellos. Allí lo ataron a una silla y lo golpearon. Los hombres le obligaron a beber cerveza y se burlaron de él por ser musulmán. “Me arrastraron como un perro», afirmó Taleb, relatando el ataque desde el colchón de su sórdido apartamento de Salamina en el que se cobija. “Pensé que esto era el fin para mí. Me desmayaba, y cada vez que me desmayaba me golpeaban con varas para despertarme”.

Continúa en: http://ecodiario.eleconomista.es/europa/noticias/4455474/12/12/La-violencia-racista-aumenta-en-Grecia-un-egipcio-encadenado-y-torturado-18-horas.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.