Uno de cada cuatro desempleados lleva tres años o más sin trabajo

Uno de cada cuatro desempleados lleva tres años o más sin trabajo

Más de siete años de desplome laboral han dejado en España heridas muy difíciles de cerrar. Una de ellas es, sin duda, el paro de larga duración. Y esto se comprueba con cada dato que asoma sobre el mercado de trabajo. Uno de ellos se conoció ayer: 1,4 millones de desempleados lleva tres años o más sin trabajar. O lo que es lo mismo, una de cada cuatro personas en paro (5,6 millones) llevan al menos un trienio en esa situación, según la submuestra de la encuesta de población activa (EPA).

Las cifras divulgadas ayer, correspondientes a datos extraídos durante todo el ejercicio 2014, pueden incluso quedarse cortas, puesto que el INE extrae estos 1,4 millones de parados del colectivo de trabajadores que han tenido un empleo antes de perderlo, poco más de cinco millones. Por tanto, fuera de esta cuenta se quedan quienes siendo parados no tienen experiencia laboral previa, unos 600.000.

Estos datos demuestran que la pregonada mejora laboral no llega a quienes peor lo están pasando: los que llevan más tiempo sin empleo. Esto ya se observaba en la EPA correspondiente al primer trimestre de 2015 —que hizo referencia a quien encadena más de dos años en paro—, publicada hace un par de semanas y se ve con más precisión en este estudio correspondiente a todo 2014.

El año pasado creció en más de 100.000 personas el grupo de parados que lleva más de tres años sin empleo y escaló cuatro puntos porcentuales, del 21% al 25%. La evolución numérica y porcentual de este grupo solo puede comprenderse a la vista de la larga duración de la crisis. En 2007 apenas suponían 250.000 trabajadores. Pero la caída de actividad económica y falta de ofertas de empleo han elevado la cifra hasta los 1,4 millones. Además, este incremento se ha dado con más fuerza en los últimos años: en 2010 no sumaban medio millón.

Esta evolución está en consonancia con la evolución del desempleo de larga duración, un concepto más amplio que incluye a los parados que llevan un año o más sin trabajar. No obstante, lo sucedido en los últimos trimestres apunta con precisión dónde va a estar el principal problema para reducir el paro de larga duración. El colectivo desocupado entre uno y dos años se reduce. Entre tanto, el grupo que lleva dos o más sin trabajo apenas ha comenzado a bajar y, visto los datos de ayer, probablemente solo entre quienes hace menos tiempo que perdieron su empleo.

La submuestra de la EPA también da una idea de todo lo que queda por hacer —y no se ha hecho en siete años de crisis— con este colectivo cuando se trata de formación para el empleo. De todos los parados, una media de 954.000 recibía algún tipo de formación, reglada o no, durante 2014. Sin embargo, esta cifra, que no discrimina por el tiempo pasado sin empleo y sí por la edad, muestra que son los más jóvenes quienes reciben la formación. Los mayores de 45 años apenas suman 134.800 personas, lo que dificulta mucho la reinserción laboral de un grupo en el que hay más falta de formación: más del 60% de los mayores de 45 años en paro no tiene finalizada la educación secundaria obligatoria.

Fuente: elpais.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.