Los empleados de las oficinas de empleo preparan huelgas: nueve funcionarios para cada 440 parados

Según el sindicato CSI-F, las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE, antiguo Inem) arrastran un déficit de plantilla de al menos un millar de funcionarios: “hay una media de nueve empleados públicos por oficina para cada 440 desempleados”, asegura el sindicato.

Pese a que en los últimos ocho años el número de parados se ha incrementado en 2,8 millones, la plantilla de los Servicios Públicos de Empleo Estatal se mantiene invariable en 10.000 personas, 6.500 de ellas en contacto directo con los ciudadanos en las 711 oficinas de toda España, según los datos de CSI-F.

“Esto supone una media de nueve trabajadores por oficina y 440 desempleados por empleado público, a los que se les atiende en una media de 10 minutos por persona, como ocurre, por ejemplo, con los médicos de Atención Primaria”.

Los trámites de la prestación para parados de larga duración, que entró en vigor el pasado 15 de enero, ha sido la gota que ha colmado el vaso para estas mermadas plantillas, apuntan.

Los sindicatos más representativos del sector preparan un calendario de movilizaciones como consecuencia del “déficit estructural que afrontan, la elevada carga de trabajo y la asunción de funciones cualificadas sin la debida contraprestación de las personas que gestionan las prestaciones de los ciudadanos”.

Éstas comenzarán con una primera “fase informativa”, dirigida a concienciar de este problema y una segunda fase en marzo, cuando se convocará a paros y huelga.

El servicio público de empleo debe asumir más de 25 millones de consultas ciudadanas presenciales (cada efectivo responde a una media de 5.300 atenciones ciudadanas anuales), gestionar 11 millones de solicitudes de prestaciones por desempleo y administrar 30.000 millones de euros de presupuestos.

Añaden, además, que “una función estrictamente técnica, reservada a cuerpos y escalas del funcionariado cualificado, está siendo asumida por personal auxiliar administrativo por carecer el organismo de esa plantilla cualificada”.

Esto supone “un nivel de estrés, en muchos casos, insoportable ante la desmedida responsabilidad de gestionar una prestación económica de carácter fundamental, con un nivel de compensación tremendamente injusto desde el momento en el que cualquier trabajador del SEPE tiene unas percepciones económicas un 23% inferiores al de otros ámbitos administrativos del propio Ministerio de Empleo que realizan una tarea similar”, denuncian.

Fuente: expansion.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.