Los jóvenes deben destinar el 42% de su salario a la hipoteca y el 48% al alquiler

La experiencia es una de las variables que más influyen en el nivel salarial y, por tanto, en el acceso a la vivienda. Según un estudio realizado por un conocido portal inmobiliario, para los jóvenes menores de 35 años resulta imposible cumplir con la recomendación de destinar como máximo el 35% de los ingresos mensuales al pago de una casa. Para ello, sería necesario comprometer el 45,21% del sueldo a la hipoteca y el 48,64% al alquiler. En este contexto, compartir piso es una opción cada vez más socorrida.

Según el portal inmobiliario, la demanda más numerosa tiene entre 18 y 25 años, abarcando el 53,42% de los perfiles registrados en el citado portal. Los inquilinos entre 26 y 35 años suponen el 28,82%.

El grupo de edad que menos ingresa, los menores de 25 años, tiene unas ganancias medias anuales de 11.077,39 euros2 (923,12 €/mes), por lo que afrontar una hipoteca media de 561,43 €/mes3 o un alquiler de 604 €/mes4 es complicado. Estos jóvenes tendrían que dedicar el 60,82% del salario a la hipoteca o el 65,43% al alquiler. La siguiente franja de edad, hasta los 29 años se enfrentaría a una inversión del 41,47% para el préstamo y del 44,62% para la renta.

El panorama mejoraría de los 30 a los 34 años, acaparando la hipoteca el 33,35% de la nómica y el alquiler el 35,38%. No sería hasta los 35-39 años cuando ya se podría afrontar holgadamente estos gastos.

Las diferencias salariales entre hombres y mujeres son patentes desde el inicio de la actividad laboral. El sueldo mensual de un joven menor de 25 años es de 1.014,32 euros para ellos y de 826 euros para ellas, un 22,70% menos. Este porcentaje solo disminuye en la siguiente franja de edad (de 25 a 29 años) hasta el 17,20% y en los años previos a la jubilación (de 60 a 64 años) cuando baja al 19,19%.

Fuente: invertia.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.