El número de familias sin ingresos de trabajo, pensión o subsidio roza ya las 700.000

A la economía real no llegó aún la recuperación que el Gobierno identifica en el sector financiero con una relajación de la presión de los mercados sobre la deuda y un aumento de la confianza de los inversores extranjeros, particularmente a la caza de gangas en los valores mobiliarios e inmobiliarios.

La situación es que las familias siguen sin notar que el PIB se encuentra ya en tasas positivas intertrimestrales. Según la última EPA, el número de hogares que no obtiene ingreso alguno alcanzó un nuevo récord en diciembre. Ya hay 686.600 familias, un 5,4% más que en el trimestre anterior, que no ingresan un solo euro por una renta de trabajo o de otro tipo, una jubilación o un subsidio de desempleo. Representan el 4% de los 17,4 millones de hogares del conjunto nacional. Su número, que es ya el doble que al inicio de la crisis, se ha acrecentado exponencialmente en los dos últimos años con la vuelta a la recesión.

Desde finales de 2011 hay un 18,7% más de familias, 108.200 más, en que todos sus miembros no aportan nada a la unidad y que están en la más absoluta indigencia.

De estos datos se desprende que los hogares monoparentales -los más numerosos en España- son los más castigados. En este supuesto, hay muchas personas mayores sin pensión. Así, de esas casi 700.000 viviendas sin un solo ingreso, en el 42,2%, es decir, unas 290.000, vive una sola persona. En otros 157.500 pisos sin ingresos viven dos personas, mientras que en otros 108.800 habitan tres. A partir de aquí el drama se acentúa. Por ejemplo, hay 131.000 hogares con más de cuatro miembros que no obtienen un solo euro a fin de mes. Se trata del 20% de estas familias sin ingresos. Un dato curioso es que hay 15.500 familias con más de seis componentes y ninguno de ellos puede aportar algo a la unidad familiar.

¿Cómo afecta la crisis en los ingresos de los hogares?

La conclusión es que cada vez hay menos familias con mayor número de ingresos como consecuencia de la inestabilidad laboral, así como por el mayor agotamiento de las prestaciones por desempleo. Por ejemplo, sólo el 9,7% de las familias actuales tienen tres o más ingresos, frente a casi el 17% al inicio de la crisis.

El hogar más frecuente en España tiene dos componentes. Representa el 30% -casi 5,3 millones- del conjunto de hogares. Pero sólo aportan ingresos los dos miembros en poco más de la mitad de estas viviendas;en un 44% sólo obtienen recursos uno de ellos; y en un 3% no se registra ingreso alguno.

El segundo grupo de hogares más numeroso, que representa casi el 23% -en torno a cuatro millones-, tiene tres componentes. Pero sólo en el 16,4% de éstos obtienen ingresos todos sus miembros;el 53% tiene dos y en el 28%, sólo uno. Le sigue el bloque de pisos unipersonales, casi 3,4 millones, esto es, el 20% del total nacional, donde el 8,3% no obtiene renta alguna.

Con cuatro personas hay también 3,4 millones de viviendas, el 19,9% de los hogares. Pero, sólo en el 4,3% de ellos todos sus componentes aportan dinero a la unidad. La mitad tiene a dos de sus miembros con ingresos; el 26% tiene a uno; y el 13% cuenta con tres remuneraciones.

A partir de aquí se complica la percepción de ingresos. Con cinco personas en la misma vivienda hay casi 900.000 hogares. Pero, en el mejor de los casos, en el 41%, tienen a dos miembros con ingresos. En los de seis componentes, el mejor resultado es que sólo en el 30% de estas familias tienen dos ingresos. Y en la cola figuran 7.300 familias con más de 10 miembros.La mitad de estas unidades sólo tiene un ingreso; en un 21%, dos; y en un 2,3%, tres. Mientras, en sólo en 700 de estos hogares, el 9,7%, tienen cuatro ingresos, pero en casi un millar (12,4%) no entra un solo euro de renta.

Fuente: elmundo.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.